Make your own free website on Tripod.com

Ovnis en los Evangelios apócrifos

Los libros que conforman la Biblia son llamados “canónicos”, pero aparte de estos hay otros libros denominados “apócrifos”, que aunque son atribuidos a autor sagrado, no están declarados como canónicos, por lo tanto no forman parte de la Biblia.

La tarea de relatar la vida de Jesús fue llevada a cabo no sólo por los 4 evangelistas conocidos (Juan, Lucas, Mateo y Marcos), sino por otros apóstoles, discípulos y voluntarios. Entre los evangelios apócrifos tenemos: el de Santiago, de Mateo, Libro de la Natividad de Maria, Evangelio de Pedro, el Armenio, el Árabe, Libro de la Infancia de Jesús, el de Nicodemo, de los Hebreos, de los Egipcios, de San Bartolomé, de Santo Tomas, de Abraham, etc., aproximadamente son unos 50 libros.

En la fecha en que se publicaron los libros apócrifos, se publicaron los canónicos, y todos fueron considerados por igual, todos eran considerados “libros divinos”.

Los primeros Padres de la Iglesia, se sirvieron de los evangelios de los evangelios apócrifos, citaban de allí las palabras de Jesús y desconocían a los hoy llamados canónicos.

Examinando a los 4 autores de los libros del Nuevo Testamento, se sabe que Marcos escribió su libro recolectando información de los fieles que habían escuchado predicar a San Pedro. Por su parte Lucas, recolecto datos de lo que le contaban los fieles que habían escuchado a San Pablo y además acudió a los apócrifos para completar su libro.

Se supone que Mateo y Juan fueron testigos directos de la vida de Jesús, pero Mateo escribió su evangelio seis años después de la muerte de Jesús.

En el Concilio de Nicea, en el año 325 d.c., las autoridades eclesiásticas se inclinan por los 4 evangelios conocidos, y esto lo confirman el año 363 en el Concilio de Laodicea, pero ¿Qué oscuro criterio uso la Iglesia para decidir si un libro es canónico o apócrifo? cuentan que fue una paloma la que entró en pleno Concilio y se los dijo al oído que libro iba a ser canónico y cual no, que desbordante imaginación, para dar a conocer tan ridícula explicación…

En los primeros siglos, los testimonios orales y los escritos apócrifos sirvieron para completar datos en los canónicos (los cuales según la Iglesia tienen “inspiración divina”), es decir, estos canónicos están basados en los considerados “sin inspiración divina”, o sea los apócrifos. Además, los canónicos fueron manipulados, alterados y deformados, de acuerdo a la conveniencia de la Iglesia.

Los libros apócrifos fueron marginados porque revelaban muchos “secretos” que van en contra de intereses eclesiásticos. Por ello solo tomaron de los libros apócrifos, datos que no los comprometieran posteriormente, y el resto de información que estos libros brindan, lo catalogaron como falso o hereje. Si esto es así, ¿Por qué en los primeros siglos los sacerdotes dictaban la palabra de Jesús basándose en los apócrifos?, ¿por que en los primeros siglos todos los libros eran considerados divinos y ahora ya no?, ¿Por qué posteriormente los apócrifos han sido perseguidos y condenados por la Iglesia durante siglos, queriendo desaparecerlos completamente de los ojos de la humanidad?

Estos apócrifos brindan datos desconocidos para nosotros, revelando algunos detalles muy interesantes, que la Iglesia a tratado de mantenerlos ocultos, a continuación algunos pequeños párrafos extraídos de esos libros:

Joaquin tiene contacto extraterrestre


Libro de la Natividad de Maria
“…el ángel de dios se presento a Joaquín rodeado de un inmenso resplandor”

Joaquín, el padre de Maria, tiene un encuentro en las montañas con un ser extraterrestre, del tipo humanoide, vestido con un traje brillante, es posible también que su propio ser irradie energía o que su nave espacial se encuentre cerca, y sea esta la que emita la luminosidad.

Apócrifo de Mateo
“…apareció un joven entre las montañas donde Joaquín apacentaba sus rebaños y dijo a éste: ¿Cómo es que no vuelves al lado de tu esposa?
Joaquín replico: Veinte años hace ya que tengo a ésta por mujer, y, puesto que el Señor, ha tenido a bien no darme hijos de ella…”

Joaquín luego de vivir 20 años con Ana (la madre de Maria) no tuvo hijos con ella, por ello se marcho avergonzado a la montaña, allí se le aparece este ser que le dice luego: que baje y que encontraría a su esposa encinta…

“baja ya de estas montañas y corre al lado de tu mujer. La encontraras embarazada, pues Dios se ha dignado suscitar en ella un germen de vida; y ese germen será bendito y ella misma será también bendita…” mas adelante dice: “… y el ángel se elevo hacia el cielo”

El encuentro de Ana con un ser extraterrestre

Apócrifo de Mateo
“Anduvieron treinta días consecutivos y cuando estaban ya cerca, un ángel de Dios se apareció a Ana mientras estaba en oración y le dijo: Vete a la puerta que llaman dorada y sal al encuentro de tu marido, porque hoy mismo llegará.
Mas adelante luego del encuentro señalado ana dice: 2no hace mucho era estéril y he aquí que he concebido en mis entrañas…”

En este párrafo se le presenta a Ana, el mismo extraterrestre que anteriormente se le había presentado a Joaquín, y le precisa exactamente el momento en que llegara su esposo. Ana concibió a Maria gracias a la intervención de seres que llegaron del espacio exterior, quienes fueron los responsables de la fecundación del óvulo de Ana, una mujer que hasta entonces había sido estéril.


La niña Maria es atendida cuidadosamente por seres extraterrestres

Libro sobre la Natividad de Maria
“Maria tenia diariamente trato con los ángeles. Así mismo gozaba todos los días de la visión divina, la cual la inmunizaba contra toda clase de males…”

Cabe anotar algo no mencionado por la brevedad del artículo: Maria a partir de los 3 años fue enviada por sus padres a vivir al Templo de dios, por orden de los “ángeles” o extraterrestres. La niña Maria recibía diariamente la visita de estos seres, con quienes tenia trato, y algún tipo de ciencia desconocida para nosotros, la inmunizaba de las enfermedades.

Protoevangelio de Santiago
“Y Maria permaneció en el Templo como una palomica, recibiendo alimento de manos de un ángel”

Aquí vemos el intenso cuidado y preocupación que tenían los extraterrestres por el buen estado de salud de la niña, le daban alimentos especiales para su buen estado, y es que todo estaba preparado, ella iba a ser la futura madre de Jesús.


Contacto y uso de la telepatía de un ente cósmico con Maria

Libro sobre la Natividad de Maria
“Fue enviado por Dios el ángel Gabriel, para que le anunciase la concepción del Señor… así entro hasta ella, inundo la estancia donde se encontraba de un fulgor extraordinario… le dijo: Dios te salve, Maria, virgen gratísima al Señor, virgen llena de gracia; el señor esta contigo; tu eres mas bendita que todas las mujeres y que todos los hombres que han nacido hasta ahora. La virgen se vio sorprendida por la manera de hablar de aquel ángel.
Y así se puso a pensar a que vendría saludo tan insólito, que pronostico podría traerle y que desenlace tendría finalmente. El ángel, por inspiración divina, vino al encuentro de tales pensamientos y le dijo…”

Otro ejemplo donde se detalla la luminosidad emitida por el ser extraterrestre, que podría provenir de su traje, su propio ser o la cercanía de su nave.
Luego se lee claramente que Maria se queda pensativa por la manera de hablar del mensajero del cielo, acto seguido éste interviene, he aquí una buena prueba sobre el uso de la telepatía por parte de este extraterrestre, él sabia lo que Maria estaba pensando en ese instante.


Paralización provocada por el campo magnetico de un OVNI

Protoevangelio de Santiago
Y yo, José, me eché a andar pero no podía avanzar, y al elevar mis ojos al espacio, me pareció ver como si el aire estuviera estremecido de asombro; y cuando fijé mi vista en el firmamento, lo encontré estático y los pájaros del cielo inmóviles; y al dirigir mi mirada hacia atrás, vi un recipiente en el suelo y unos trabajadores echados en actitud de comer, con sus manos en la vasija. Pero los que simulaban masticar, en realidad no masticaban, y los que parecían estar en actitud de tomar la comida, tampoco la sacaban del plato, y, finalmente, los que parecían introducir los manjares en la boca, no lo hacían, sino que todos tenían sus rostros mirando hacia arriba…

En este pasaje apócrifo, José nos relata con mucha precisión lo que se conoce hoy en día, en el estudio del fenómeno ovni como “paralización” causada por los fuertes campos electromagnéticos que emiten las naves. Se lee al final del párrafo, que todos tenían sus rostros mirando hacia arriba ¿qué cosa era lo que les había llamado tanto la atención a estas personas, y que se encontraba en el cielo?, causando además una paralización, casos como este son relatados actualmente por las personas que han estado cerca de un ovni.


Un OVNI presente en el nacimiento de Jesús

Protoevangelio de Santiago
“Entonces la partera se puso en camino con él (se refiere a José). Al llegar al lugar de la gruta, se pararon, y he aquí que esta estaba sombreada por una nube luminosa…
De repente la nube empezó a retirarse de la gruta y brillo dentro (de la gruta) una luz tan grande que nuestros ojos no podían resistirla. Esta por un momento comenzó a disminuir hasta tanto que apareció el niño y vino a tomar el pecho de su madre Maria.

Otra vez las “nubes luminosas”. Mencionaré algo que por motivos de brevedad no he incluido: los síntomas del parto le habían llegado a Maria en pleno viaje a Belén, José la introduce en una cueva y va en busca de una partera, es aquí donde sucede la paralización mencionada en la cita anterior. Luego encuentra a una partera y regresa con ella a la cueva, donde ven este extraño objeto volador estacionado sobre la entrada de la cueva, luego el aparato volador empieza a retirarse, seguidamente el interior de la cueva se ilumina con una luz tan fuerte que cegó a José y a la partera. En los casos actuales de avistamientos de ovnis, muchas personas señalan lo mismo, estas naves emiten una potente luminosidad, que inclusive han iluminado la noche de tal forma que pareciese de día.
Luego la luz del interior de la cueva va disminuyendo hasta que una vez apagada, nace el niño Jesús.


El extasis de Maria

Libro de la Infancia de Jesús
“Cuando hube entrado para examinar a la doncella, la encontré con la faz vuelta hacia arriba, mirando al cielo y hablando consigo. Yo creo que estaba en oración y bendecía al Altísimo… le dije: dime, hija ¿no sientes por ventura alguna molestia o tienes algún miembro dolorido?
Mas ella continuaba inmóvil mirando al cielo, cual una sólida roca y como si nada oyese”.

La partera traída por José ingresa a la cueva y encuentra a Maria mirando hacia arriba, paralizada, en un estado de trance, tal como le sucede actualmente a las personas que tienen un encuentro cercano con ovnis o con sus tripulantes. ¿Cuántas casualidades, no?


Jesús nace a través de la teletransportación

“Yo por mi parte, quede llena de estupor y de admiración y el miedo se apodero de mi, pues tenia fija mi vista en el intenso resplandor que despedía la luz que había nacido. Y esta luz fuese poco a poco condensando y tomando la forma de un niño, hasta que apareció un referente, como suelen ser los hombres al nacer”.

Este relato, de la misma partera, nos muestra como fue el nacimiento de Jesús. Por los detalles del relato, es muy probable que los seres extraterrestres hayan usado una técnica de teletransportación o cambio de dimensión con el cuerpo del niño Jesús, para retirarlo del vientre de Maria, así es como ella pudo conservar su virginidad, aun después del parto.


Protoevangelio de Santiago
“Salome pues, introdujo su dedo en la naturaleza, mas de repente lanzó un grito diciendo: ¡ay de mi! ¡Mi maldad y mi incredulidad tienen la culpa! por tentar al Dios vivo se desprende de mi cuerpo mi mano carbonizada”.

Salomé es una segunda partera que llego a la cueva, como no podía creer que Maria seguía siendo virgen, para comprobarlo introdujo su dedo en la vagina de Maria, y por hacer esto tuvo algún tipo de quemadura. Este hecho seria una prueba fundamental que sustenta la hipótesis que Jesús nació por una técnica de tele transportación, ya que como había pasado poco tiempo desde que ocurrió el nacimiento y la llegada de Salomé, habría quedado algún tipo de radiación en toda la zona del bajo vientre de Maria, que ocasiono la lesión en la mano de Salomé.


Un OVNI guió a los 3 reyes magos

Apócrifo de Mateo
“…vinieron a Jerusalén unos magos procedentes del Oriente, trayendo consigo grandes dones. Estos preguntaron con toda solicitud a los judíos: ¿Dónde esta el rey que os ha nacido? Pues hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarle.
Mas adelante: “Y mientras avanzaban en el camino, se les apareció la estrella de nuevo e iba delante de ellos, sirviéndoles de guía hasta que llegaron por fin al lugar donde se encontraba el Niño. Al ver la estrella, los Magos se llenaron de gozo.
Después entraron en la casa y encontraron al Niño en el regazo de su madre”.

Una estrella inteligente que guía a los Magos ¿?, una estrella no realiza ese tipo de movimientos ¿Cómo una estrella va a aparecer nuevamente delante de unas personas que deciden emprender nuevamente su viaje?, ¿acaso es posible que una estrella sepa cuando unas personas van a proseguir su camino? Además una estrella no pudo haberse acercado tanto a la tierra para servir de guía a unas personas, habría originado un caos en todo el Universo, y menos aun, ninguna estrella puede estacionarse, la supuesta estrella se estaciono sobre el lugar donde se encontraba el Niño Jesús.
Lo que guió realmente a los Magos fue un ovni, que si puede desplazarse libremente dentro de nuestra atmósfera, y haberse detenido en el lugar correcto.


Encuentro de Abraham con un ser extraterrestre y su nave espacial

Apócrifo de Abraham 18,11-12
“Detrás del ser vi un carruaje con ruedas flamígeras, y cada rueda estaba llena de ojos a su alrededor, y encima de las ruedas había un trono, y este aparecía cubierto de fuego que fluctuaba en torno suyo”.

Una descripción muy precisa de un ovni, al referirse a ruedas, se trataría de las capas horizontales que forman la estructura de estos aparatos, menciona además que cada rueda estaba llena de ojos, se trataría de las ventanillas que dispone el ovni, y se encuentran ubicadas a esa altura. Al decir trono, esto hace recordar a las naves pleyadianas, que poseen la característica de tener una especie de corona en su parte superior.


El viaje de Enoc al espacio

Libro de Enoc
El cronista del Pentateuco (es decir, de los cinco libros atribuidos a Moisés) dice que el profeta Enoc vivió 365 años. Las primeras noticias acerca de la existencia del Libro de Enoc llegaron a Europa hacia comienzos del siglo XVIII. No murió sino que fue arrebatado y llevado a los cielos por un carro de fuego. Veamos ahora un informe del astronauta Enoc que viaja por el espacio:

"Condujeron me entonces a los cielos. Yo entré hasta detenerme frente a un muro, que parecía hecho de sillares de cristal y estaba rodeado de lenguas de fuego. Al verlo sentí temor, pero atravesé las lenguas de fuego y me vi ante un gran palacio hecho de cristal labrado. Las paredes de aquel palacio semejaban un suelo embaldosado de placas de vidrio y el piso era también de cristal. El techo era como el firmamento de las estrellas y los rayos, habitado por querubines de fuego, y la cubierta parecía como de agua. Un océano de fuego rodeaba las paredes, y las puertas también ardían de resplandor. Luego llegué a otro palacio o morada, más grande que el anterior. Todas sus puertas estaban cubiertas de par en par. Era algo nunca visto en magnificencia, lujo y grandeza. El suelo era de fuego, los cielos rasos de rayos y círculos de estrellas, y el techo de vivas llamaradas. Allí divisé un trono muy alto Parecía como constelado de rocío y relucía todo alrededor como el sol a mediodía. Por debajo del trono brotaban torrentes llamas, y no se podía mirar de frente. En el trono estaba sentada la gran Majestad; sus ropas relucían más que el sol y eran más blancas que la nieve pura. Diez mil veces diez mil consignatarios la rodean, y tienen poder para hacer todo cuanto le place. Y los que se hallan a su lado no se apartan de ella ni de día ni de noche, no se alejan un punto. Entonces me sacaron de allí y me condujeron a otro lugar. Vi los parajes de las luces y los pañoles que guardan los rayos y los truenos. Vi el nacimiento de todas las aguas de la tierra y el nacimiento de los abismos. Vi el sillar fundamental de la Tierra, y vi los cuatro vientos que sustentan la Tierra y la fortaleza del firmamento. Vi los vientos del cielo que sustentan y mueven el disco del Sol y todas las estrellas. Vi los vientos que arrastran las nubes sobre la Tierra; vi los caminos de los ángeles, y en el confín de la Tierra vi la fortaleza del firmamento sobre ella. Vi un abismo insondable con columnas de fuego celestial, y vi que las columnas de fuego caían hacia abajo y no podía sondearse su profundidad ni su altura. Después de este abismo vi un lugar donde no existía la fortaleza del firmamento, ni la tierra firme abajo, ni el océano. Allí no alentaba ni siquiera un pájaro; era un lugar desierto y temeroso. Allí vi siete estrellas como siete montañas terribles. Cuando pregunté qué era aquel lugar, el ángel me dijo: "Éste es el confín donde terminan el cielo y la Tierra". Y pasé adelante hasta llegar a un lugar donde no había nada. Y había en él un fuego que llameaba, inextinguible, y aparecía cortado por abismos sin fondo en donde se precipitaban grandes columnas de llamas...".

Enoc describe inequívocamente su participación en un viaje espacial, empleando las comparaciones que le permitía su vocabulario y que sus contemporáneos podían entender para hacerse una idea del acontecimiento. Como en el caso de Ezequiel, la narración empieza cuando el módulo de aterrizaje despega al encuentro de la nave nodriza. A partir de este momento, Enoc no sale de su asombro y su espanto.

El cronista ignora de qué materiales está construido el módulo espacial. El casco, con su revestimiento antitérmico exterior, ha de parecerle forzosamente de cristal, pues esto lo había él y sus contemporáneos en los templos y palacios. Recordemos: "Una cosa que se parece a...". Las toberas de los cohetes, funcionando ya para el despegue, escupen lenguas de fuego. El interior del vehículo, hecho de materiales análogos a los del casco, también se parece a una construcción de cristal. Lo que Enoc confunde con el techo no es, evidentemente, sino el firmamento visto desde una escotilla. Claro que el primitivo desconoce la existencia de un cristal refractario, cuya transparencia deja ver las estrellas. El mar de fuego que rodea el módulo espacial no es otra cosa sino la intensa luz solar, no atemperada por ninguna atmósfera, que baña el escudo exterior reflectante del casco.

Por sencillo que sea el texto, ni siquiera nosotros podríamos entenderlo si no hubiéramos visto las maniobras de ataque espacial, realizadas por las estaciones americanas y rusas. Como aquella en que los dos vehículos se acoplaron y los rusos pasaron a través de una escotilla, de su pequeña cápsula a la más espaciosa de los americanos. En una maniobra semejante, aunque a escala mucho mayor, toma parte Enoc cuando dice que llegó a otro "palacio o morada" mayor que el anterior. Una vez más les fascina la orgía de reflejos y luces (lo cual es comprensible, si tenemos en cuenta que él estaba acostumbrado a vivir en una reducida y lógica tienda). De nuevo le faltan las palabras corrientes para contar a sus paisanos sus impresiones de la aventura.

Allí en la casa grande es conducido a presencia del jefe de la expedición, de la "gran Majestad". Para Enoc no puede ser otra cosa sino una gran majestad, puesto que todos le obedecen y él no recibe órdenes de nadie. El atuendo del comandante le parece relucir más que el Sol y ser más blanco que la nieve. Tales comparaciones no deben asombrarnos; recordemos que Enoc y los suyos llevaban ropas bastas, hechas de pelo de cabra. El traje de astronauta le parece tan majestuoso, que se pierde en exageraciones absurdas en apariencia. Hay que estar ciego para seguir aceptando que esa descripción de una cápsula espacial es una "visión", un sueño o un arrebato místico. La evasiva hacia lo que no puede verificarse es inadmisible cuando la observación es tan exacta que no puede corresponder de ninguna manera a los balbuceos de un visionario. Pero Enoc menciona, asimismo, una larga serie de datos y cifras que acaban de reducir a la más completa nulidad las desesperadas objeciones de los partidarios de la interpretación sobrenatural.

"Vi los pañoles que guardan los rayos". Desde luego, ésa no es una observación que pueda hacerse desde la joroba de un camello. En cambio, a enormes alturas sí pueden identificarse los "pañoles" de donde sale el rayo. Se sabe que los relámpagos son tremendas descargas en forma de chispa; entre nubes de distinta carga eléctrica se forman unos canales de ionización. Sólo cuando estos canales interceptan un accidente del suelo, u otro frente de nubes electrizado, se produce la descarga principal y las "columnas de llamas celestiales". Hasta que esto ocurre, es como si el potencial del rayo estuviese almacenado en un pañol. Tengamos un poco de indulgencia para con Enoc! Él no tenía ni idea de lo que era la electricidad, ni conocía el inmenso resplandor que produce en la alta atmósfera una descarga completamente corriente, de una energía equivalente a unos 100 kilovatios/hora. Las tensiones pueden llegar fácilmente a varios centenares de millones de voltios. Naturalmente, a la altura en que presenciaba Enoc estos fenómenos era el fuego del cielo!

Dice el profeta que vio el nacimiento de todos los caudales de la Tierra; describe la tierra de nadie en la alta atmósfera, adonde no llegan los pájaros, asi como la zona mortalmente helada donde desaparecen los horizontes, "el confín donde terminan el cielo y la Tierra".


Como se ve, los evangelios apócrifos nos permiten conocer muchas cosas que no están incluidas en la Biblia, estos libros cuentan con tanta credibilidad como los 4 elegidos por la Iglesia, incluso son más confiables, ya que no están manipulados por la corrupta “mano” eclesiástica. En estos libros, al igual que en la Biblia se encuentran abundantes avistamientos de ovnis, encuentros y contactos con seres extraterrestres que maravillaron a la gente de aquella época con su ciencia y tecnología, a la que llamaron milagros o manifestaciones divinas.

Tenia que haber una respuesta racional a todo aquello que sucedió hace cientos de años, y el estudio de los ovnis nos permite conocer esa respuesta, al lado siempre, de la verdad.


Ir a página principal